El círculo en Godly Play / 4

 

JEROME W. BERRYMAN

 

Reflexionando en el círculo

 
Uno de los sellos distintivos de Godly Play es la reflexión† hecha por la comunidad de niños acerca de la lección. (Los niños también reflexionan de forma natural dondequiera que estén, lo que incluye cuando trabajan en pequeños grupos o de manera independiente en el tiempo de respuestas que sigue al tiempo del círculo, pero este tema es sobre reflexionar en comunidad.)
 
El narrador guía el tiempo de reflexión. Durante la lección y el tiempo de reflexión que le sigue, el portero se sienta en silencio en la puerta observando a los niños pero sin interactuar con el narrador. Si los dos adultos en la habitación intercambian miradas o palabras, se altera el enfoque de la sala y convierte a los niños en objetos. La comunidad de niños es el enfoque. Además, requiere de la totalidad del narrador –cuerpo, mente y espíritu– el presentar la lección. La mayoría de elementos necesarios para evitar que los niños se conviertan en objetos es no verbal y requiere la implicación total de ambos mentores en la sala. Si el portero siente una necesidad de “mantenerse ocupado” y levantarse durante este rato para limpiar el polvo de las estanterías, cortar papel, reparar materiales o beber café, este impulso debe reconocerse, aunque se debe descartar. La actitud de mayor apoyo es estar en silencio pero activamente implicado en lo que los niños están diciendo y qué revela acerca de lo que piensan y sienten, expresado en sus movimientos.
 
Como se ha dicho anteriormente, hay una gran diferencia entre transferir unidades de conocimiento –como “información bíblica”– y lo que ocurre durante el tiempo de reflexión. Reflexionar abre el proceso creativo y atrae tanto a la lección como a la experiencia personal del niño en la obtención de significado personal. El gozo resultante es muy diferente del zumbido frenético derivado de los premios y castigos o el estado de agitación que a menudo acompaña al entretenimiento trivial. El gozo es una combinación de la felicidad de encontrar una manera de lidiar con los límites de la vida y la tristeza de saber que existen estas fronteras finales. El gozo es profundamente realista acerca de la vida y la muerte.
 
A los niños no se les habla de forma paternalista o didáctica mientras reflexionan. No es momento para simplificar las grandes profundidades de las Escrituras con una religión “infantil”, graciosa y diluida. En cambio, el tipo de comunicación que se usa en Godly Play es una preparación indirecta para la calidad de comunicación que uno espera encontrar en la gran iglesia. Hay una sensación de seguridad familiar en la reflexión que permite a los niños explorar, e invita a Dios a acompañarlos dondequiera que su reflexión les lleve.
 
width="640"
 
La expresión límites existenciales suena algo formidable, pero a lo que se refiere es a la experiencia de nuestros límites. Estos límites que nos encajonan como las cuatro paredes de una habitación: las experiencias límites de nuestra propia muerte, el sentimiento de soledad absoluta a pesar de la comunidad, la necesidad de construir el significado de las cosas, y la conciencia del peligro de la verdadera libertad. Un niño pequeño a su aire experimenta la presencia de cada uno de estos cuatro límites. No se perciben como cuatro tipos de límite diferentes, porque el niño aún carece de la habilidad, el lenguaje o el permiso para explorarlos. Esto es lo que Godly Play provee para los niños durante sus años de niñez, y a veces también para los adultos. Pueda uno distinguir los cuatro tipos de límites o no, la presión de estas fronteras absolutas puede sentirse en extremo. Nuestra tarea es dar a los niños (y en ocasiones también a los adultos) los medios para expresar y hacer frente a la ansiedad que causa esta presión. Proveer de medios y de imaginación para lidiar con los límites existenciales del existir y el saber es una función principal del lenguaje religioso.
 
Los cuatro tipos de lenguaje cristiano identificados en Godly Play han sido mencionados varias veces. En los próximos artículos de esta serie hablaremos acerca de cada uno de ellos de forma más detallada y comentar el tipo de reflexión que está asociada con cada uno.
 


 

NOTA DE TRADUCTOR

 
† El término en inglés es wondering, que significa la acción o el proceso de preguntarse o asombrarse. Otra palabra relacionada con este concepto es ponder, que significa reflexionar o darle vueltas a algo. En Godly Play, la reflexión en grupo no es meramente un ejercicio intelectual o académico, sino afectivo y espiritual, que expresa un espíritu de apertura, curiosidad, asombro, creatividad, juego y maravilla.
 


 

Tomado y adaptado del capítulo 3 del libro Teaching Godly Play. How to Mentor the Spiritual Development of Children  (Enseñando Godly Play. Cómo guiar el desarrollo espiritual del niño); Denver: Morehouse Education Resources (2009)

Traducción: Helcai Fibla

Revisión y adaptación: David Pritchard

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies