Poesía de las parábolas: Vuelta al asombro reverente de los niños

 

ALFREDO PÉREZ ALENCART

 
Si no os hacéis como niños…”. De eso depende, del asombro y del respeto profundo sobre el misterio de Dios, para poder anunciar el Reino, para poder entrar en él. Hemos querido olvidar ese deseo expreso de Jesús y prácticamente lo hemos legalizado todo, con un lenguaje dogmático que genera repetidores a mansalva, que no escudriñadores, que no vivificadores del poderoso mensaje del Hijo, de Aquél que hizo decir a Juan: “Jamás nadie habló así”. No desdeño lo repetitivo como método pedagógico, pero la nueva evangelización debe ser original. Quiero decir, debe volver a los orígenes, y enseñar (a esos niños que serán mayores) tal y como principalmente hablaba el Amado: en parábolas o con un lenguaje impregnado de Poesía.
 
Y porque todo empieza en la infancia, acepté la invitación de David Pritchard. No fue fácil, pues no soy (ni deseo ser) teórico y tampoco tengo experiencia como profesor de niños, aunque mucho me relaciono con ellos, como saben quienes me conocen de cerca. Mi aprendizaje sigue siendo el de un simple poeta que tiene a Cristo como uno de los temas esenciales de su escritura poética. Pero me convenció el hecho de haber participado en una sesión de Godly Play, organizada por los profesores de la Escuela Dominical de mi iglesia salmantina de Paseo de la Estación.
 
Hacer pensar, dejar abiertas las posibilidades de resolución, ir por el diálogo hacia la verdad…, las Parábolas. Al niño, desde temprano, debe hacérsele sentir la emoción y la proyección poética de las palabras: el niño confía en el poder de sugerencia de las mismas, se proyecta con ellas, supera angustias, espera milagros, trasciende ideas fijas. El niño y el poeta comprenden la absoluta potencialidad recreadora de las palabras, aquella que crea puentes para salvar el manido lenguaje rutinario y su significación más plana.
 
ParábolaBuenPastor
Y si Jesús decía. “Si no os hacéis como niños…”, aquí conviene recordar lo que Miguel de Unamuno escribiera, desde Salamanca, en una carta dirigida al poeta Rubén Darío:

“Yo he creído siempre que el poeta es quien conserva eterna niñez –no sólo ya juventud– en su espíritu. Desconfío de los hombres que no llevan a flor de alma los recuerdos de su infancia… Usted, un poeta, y como tal un niño grande, va a la tierra de su niñez, y yo espero de este viaje un nuevo manantial de inspiración.” (10-11-1907)

La vida no puede concebirse si el Dios-Padre no es poeta, si el Dios-Niño no es Poesía, Verbo carnalizado, el acto poético más perfecto de toda su Creación, la gran Belleza. Nosotros solo somos versos, mejores o peores, Vida que se hace palabra en nosotros.
 
Los cristianos pareciéramos tener temor a pronunciar la palabra “Poesía”. Es inexplicable, pues desde Génesis a Apocalipsis la Biblia traslada, en lenguaje poético, buena parte de la voluntad de Dios y los avatares que pasaron sus hijos. Y no me refiero solo a los Salmos y demás libros poéticos-proféticos-sapienciales. También en la parte histórica o en los Evangelios hay pasajes escritos con esa temperatura del lenguaje perdurable, que permite innúmeras exégesis, duración definitiva. La poesía es el lenguaje de fundamental, el que viene desde el principio de los tiempos, aquel donde podemos oír la voz más profunda. No siempre es sinónimo de Belleza, no siempre se recrean situaciones idílicas. Les recuerdo, por ejemplo, unos versos que escribiera el poeta-profeta Jeremías: “La lengua del niño de pecho/ se pegó a su paladar por la sed;/ Los pequeñuelos pidieron pan,/ y no hubo quien se lo repartiese.// Los que comían delicadamente/ fueron asolados en las calles/ Los que se criaron entre púrpura/ se abrazaron a los estercoleros”. En la buena Poesía, como sucede en la Biblia, cabe lo visible y no visible del ser humano; la irradiación de Dios y la otra realidad que muchas veces obvian los ateos, pero también ciertos creyentes esquemáticos, más próximos a un programa de ordenador que a las preguntas que suscitan la dimensión de los divino.
 
La hermenéutica ha intentado múltiples métodos para interpretar las parábolas, pero ninguno agota su lectura, ninguno lo roza de lleno. Y es que Jesús es la parábola de Dios, su mejor Hechura, Poesía de cuyas semillas (parábolas) germinan la apertura de los sentidos y nuestra reverencia maravillada.
 
Las parábolas son unos magníficos relatos poéticos y resultan alimento sapientísimo para los niños. De eso quiero hablarles, de sus verdades abiertas, de sus escasas alegorías para evitar el uso equivocado por quienes sienten amenazado su pensamiento historicista, teológico o filosófico. Los niños y los mayores que se vuelven como niños entienden las parábolas como unas sendas que allanan la marcha hacia otra realidad, plena de Amor y de Esperanzas, de esa cercanía que Jesús imprimió a sus actos, en la calle, en el campo, compartiendo, dejando participar a los oyentes, haciéndoles agentes del cambio, portavoces de la Buena Nueva.
 
Jesús presentó su Palabra de Reino haciendo uso de la poesía de sus parábolas, las cuales no son un mero atavío del Cuerpo, sino la piel del mismo. No son algo complementario sino Savia de Él mismo, Poesía hecha carne, Asombro ante una Vida que llena todo nuestro ser.
 
Termino esta presentación con unos versos de Fernando Pessoa, un poeta no creyente, y por lo general algo hermético en su escritura que, sin embargo, se vuelve tierno a la hora de hablar de los niños, y honesto a la hora de reconocer al Jesús que hablaba en Parábolas.

Grande es la poesía, la bondad y las danzas…
Pero lo mejor del mundo son los niños,
Flores, música, la luna y el sol que peca
Sólo cuando, en vez de crear, seca.
 
Más que esto
Es Jesucristo,
Que no sabía nada de finanzas,
Ni consta que tuviera biblioteca…

Alfredo Pérez Alencart

 

PREGUNTA CLAVE

¿Cuál el valor perenne de las parábolas, el de entonces descrito en los Evangelios, y el de nuestro tiempo?

 

OTRAS

¿Qué fin tienen las parábolas?

¿Cuál su inmediatez?

¿Cómo de sencillo es su lenguaje?

¿Cuánto apelan a la conciencia de cada uno?

 
ALFREDO perez alencart Alfredo Pérez Alencart, poeta peruano-salmantino, profesor de la Universidad de Salamanca y miembro de la Academia Castellana y Leonesa de la Poesía. Poemas suyos han sido traducidos al alemán, inglés, italiano, portugués, ruso, árabe, rumano, indonesio, búlgaro, estonio, hebreo, serbio, coreano y vietnamita.
 
Resumen de una conferencia impartida en la II Jornada Nacional de Godly Play, que tuvo lugar el 2 de marzo de 2013 en el Salón de Actos del Colegio Mayor Arzobispo Fonseca, de la Universidad de Salamanca.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies