Aprovechando mi estancia en Ibste (Instituto Bíblico y Seminario Teológico de España), en Castelldefels (Barcelona), como profesor de la asignatura Pedagogía Cristiana Infantil, pude realizar también dos clases de Godly Play con sendos grupos de niños.

La primera sesión tuvo lugar el domingo, 17 de enero, en la Iglesia Evangélica de Sant Feliu de Llobregat, en la cual se desarrollaron las lecciones sobre el Bautismo y el Buen Pastor y la Comunión Mundial. Asistieron aproximadamente 10 niños y niñas, y estos respondieron con gran entusiasmo a ambas historias.

La segunda sesión tuvo lugar el miércoles 20 de enero, en la capilla de Ibste para un grupo internacional de niños que reside en el mismo Instituto. Cinco niños y niñas asistieron a la sesión, acompañados de sus padres. Se les presentó la Parábola del Buen Pastor en castellano e inglés, con traducción al chino. Una cosa muy interesante ocurrió cuando saqué del corral las pequeñas figuras de madera de las ovejas y las moví detrás de la figura del Buen Pastor hacia los “pastos verdes”. En ese momento uno de los niños decidió poner su cara sobre el fieltro verde que sirve de tapete y representa también esos pastos. Se tumbó y otros dos niños hicieron lo mismo. Sólo tenían entre 2 y 4 años de edad, y probablemente eran demasiado pequeños para conocer las palabras del Salmo 23: “En lugares de delicados pastos me hará descansar”. Sin embargo, de forma intuitiva, siguieron la historia a través de su propio lenguaje corporal.

Fotos: Eunice Sanjaime