Recientemente, empecé a trabajar con un grupo maravilloso de niños y niñas de 4 a 10 años en un contexto no eclesial cerca de Madrid. Se trata de un grupo bastante multicultural de una docena de niños de diversas nacionalidades: española, holandesa, latinoamericana, marroquí… que asisten a esta actividad todos los jueves por la tarde. Estamos usando el enfoque de Godly Play, un método imaginativo para presentar historias bíblicas a los niños.

Para definir esta actividad particular, elegimos el título ‘Círculo de Oro’. El jueves pasado, después de formar nuestro círculo sentados en el suelo, uno de los niños preguntó: “Bueno, aquí estamos en nuestro círculo… ¿pero dónde está el oro?” “Hmm, buena pregunta”, contesté, “¿Dónde estará el oro en realidad?”

Ese día nos tocó la historia del Gran Diluvio y el Arca de Noé. Como muchas de las historias de Godly Play, se presenta usando figuras tridimensionales de madera (representando a Noé, su esposa, las parejas de animales, etc) y un modelo del arca. También hay otros materiales como pequeñas piedras que se usan para construir un altar de agradecimiento después de llegar el arca a tierra seca y encontrarse sanas y salvas todas las criaturas. Además, llevé un CD y una linterna. “Es imposible traer a nuestra sala todo el arco iris”, expliqué, “pero si miras atentamente podrás ver en la cara de este CD un trozo de arco iris”. Efectivamente, allí estaban todos los colores brillando y reflejando la luz de la linterna.

Durante el tiempo de respuesta que sigue la historia y la reflexión sobre la misma, algunos de los niños optaron por dibujar, pintar o escribir sobre el arca, los animales, el arco iris, etc. Otros decidieron trabajar con los materiales de la lección, y sacaron de nuevo el modelo del arca y las figuras. Uno de ellos empezó a experimentar con la linterna y el CD, y terminó usando el CD como espejo, gozosamente reflejando la luz y proyectando imágenes del arco iris en las paredes, el techo, el arca, Noé y el altar… y finalmente en las caras de sus compañeros de grupo. De repente, nuestro ‘círculo de oro’ multicultural se convirtió en un grupo muy multicolor… ¡cada rostro sonriente empezó a brillar con el reflejo del arco iris!

Posted by Hello