El Señor de los señores,
El Ungido celestial,
A salvar los pecadores
Vino al mundo terrenal.
Gloria al Verbo encarnado,
En humanidad velado:
Gloria al Santo de Israel,
Cuyo nombre es Emanuel;
Canta la celeste voz:
“¡En los cielos gloria a Dios!”